Visita de los Arrozales Tegalalang, y los templos Gunung Kawi, Tirta Empul, Kintamani, Pura Besakih y Pura Kehen

 

Hoy hemos comenzado con las visitas a la isla de Bali. Hay que tener en cuenta que Bali es una isla bastante grande, y con muchas cosas que visitar, por eso nosotros vamos a dedicar tres días a recorrer lo que pensamos que más nos puede interesar.

Hay varias formas de recorrer la isla para visitar los distintos puntos de interés, la más sencilla puede ser alquilar una moto en Ubud e ir recorriendo lo que nos interese, pero hay que tener en cuenta que a pesar de que las distancias no son largas, las carreteras no son buenas y a veces se puede tardar bastante.
Otra de las formas, es negociar con algún taxista en Ubud y que te lleve cada día a lo que te interese. Y la última, es contratar un guía-conductor y planificar las visitas que quieres hacer.
Nosotros hemos elegido esta última, porque el guía además de llevarte a donde quieres ir, te da el plus de brindarte sus conocimientos sobre la isla y los diferentes lugares que visitas. El guía que hemos elegido, Wayan Adi, habla español con lo que las peques también van a poder enterarse bien de todo lo que nos cuenta, y descubrir por ellas mismas la cultura balinesa.
Un detalle curioso de Bali, son los nombres que los padres ponen, o ponían porque las tradiciones van cambiando, a sus hijos.
La historia es bastante curiosa, ya que el primer nombre de los balineses está determinado por su orden de nacimiento. Es una tradición que cada vez está más en desuso, pero aun es frecuente verlo en la gente de cierta edad. El orden sería :


  • Los primogénitos de la familia, si son hombres se pueden llamar Gede, Putu o Wayan. Si son mujeres, Luh, Putu o Wayan.
  • Los segundos hijos, se llamarán tanto para hombre como para mujeres, Made, Kadek o Nengah.
  •  A los terceros los llamaremos Komang o Nyoman.
  •  Los cuartos son Ketut.

A partir del quinto hijo, volvemos a repetir el orden de nombres, con lo que si te llamas Wayan, puedes ser el primero o el quinto hijo de la familia.

Además del nombre por orden de nacimiento, los padres eligen un segundo nombre, que es el que realmente dan ellos al niño o niña. En nuestro caso, Wayan Adi, es el primer hijo de la familia.

Pues Adi, que es así como lo tenemos que llamar si no queremos que se vuelve medio Bali, nos ha recogido a las 8:30 en la puerta del hotel, y hemos comenzado el día visitando los arrozales de Tegalalang.


Arrozales Tegalalang

 

Los arrozales Tegalalang son uno de los más famosos en Bali, ya que se encuentran cerca de Ubud. Dependiendo de la época o la fase del cultivo del arroz encontramos las terrazas con distinta fisonomía, desde el verde intenso que todos conocemos, a los espejos de agua en los que podremos observar los primeros brotes. Se puede caminar por los arrozales, pero respetando a la gente que hay trabajando y pidiendo permiso. Además el pueblo de Tegalalang, dispone de varios locales de venta de artesanía.

Nosotros hemos tenido la suerte de encontrar las terrazas en la fase de cultivo que todos nos imaginamos.

El arroz, sawa, en indonesio, es una de la bases de la alimentación balinesa, de hecho, lo suelen consumir entre 2 y 3 veces al día.

Debido a la estructura montañosa de la isla, el sistema utilizando para las plantaciones de arroz son las terrazas, con lo que se crean campos escalonados. Un sistema de canales transporta el agua para la irrigación de las diferentes terrazas. Los templos de agua son el punto principal del sistema de canales y presas para el riego. A este sistema de riego, cuyos orígenes provienen del siglo IX, se le conoce con el nombre de Subak., y desde el año 2012 forma parte de la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

La siguiente visita del día ha sido el templo Pura Gunung Kawi.


Pura Gunung Kawi

 

Este templo se encuentra en un lugar espectacular, rodeado por plantaciones de arroz. Se trata de un templo que se caracteriza por sus 10 Candis escavados en la roca. Con una altura cercana a los 8 metros, estos monumentos funerarios se piensa que se construyeron dedicados a la realeza balinesa del siglo IX. Se piensa que se construyó como lugar de reposo espiritual, por ello se le conoce también como el templo de los Reyes.

Para llegar al templo hemos bajado 270 escalones. Los alrededores del templo son realmente bellos, destacando la zona del río Perkarisang que pasa junto al templo.
Desde aquí y bastante cerca, hemos visitado nuestro primer templo de agua, Tirta Empul.


Pura Tirta Empul

El Tirta Empul es uno de los templos más importantes de Bali. Tirta significa agua bendita, por ello todos los días se llena de fieles hinduistas que acuden al templo a purificarse con sus aguas. Además como se acerca el día de la Victoria, o Galungan, el templo está lleno de gente haciendo ofrendas y llevándose agua sagrada.

 

El Galungan, es una de las fiestas más importantes para los hindúes, ya que se celebra la victoria del bien contra el mal.

El significado de Tirta Empul es “Arroyo claro como el cristal”. Construido en el año 926 por la dinastía Warmadewa, se dice que la fuentes tienen poderes medicinales, ya que se cree que Indra, rey de los dioses hindúes, consiguió sanar a sus fieles que habían sido envenenados. El punto más interesante del templo es la piscina de piedra de forma rectangular que se llena con agua del río Pakrisan a través de 12 fuentes.

 

Los fieles acuden diariamente al templo para purificarse mediante un ritual que consiste en mojarse 3 veces la cara, beber 3 veces agua y sumergir la cabeza baja 10 de las 12 fuentes, ya que hay 2 de ellas que están dedicadas a los muertos. Estas dos fuentes están identificadas con la esvástica, se trata un símbolo hindú dedicado a la reencarnación. El desconocimiento hace que muchos turistas que deciden purificarse en las fuentes, hagan uso de las dos fuentes prohibidas, con las manifestaciones de desaprobación de los hindúes que allí se encuentran.

El templo no solo es la piscina, sino que hay más partes a las que no se permite acceder mojado, por ello es conveniente visitarlas antes de purificarse en la piscina.

 

Desde aquí nos hemos dirigido a la zona de Kintamani para disfrutar de la vistas del
volcán Gunung Batur y del lago Batur que hay en sus faldas.

El volcán Batur es el más famoso de Bali. Se trata de un volcán activo de 1717 metros de altura, cuya última erupción tuvo lugar en el año 2000, aunque las últimas erupciones han sido de pequeñas dimensiones. La caldera del volcán es realmente preciosa, gracias en parte al lago que encontramos en ella. El volcán se encuentra situado en el centro de dos calderas concéntricas.

El volcán lo hemos visto desde el mirador de Penelokan, desde donde se ve el volcán, el lago y los bordes del cráter. Dicen que es la mejor panorámica de la zona. Además hemos estado “negociando” por unas pulseras con una vendedora que allí había.

Pura Besakih

Se trata del templo hinduista más sagrado de Bali, conocido como el Templo Madre, se encuentra situado a unos 1000 metros de altura en la ladera del volcán Agung, que es la montaña más alta de Bali con 3.031 metros. El Pura Besakih está compuesto por 22 templos distintos.
Desde el mismo primer momento nos hemos dado cuenta que al igual que en el anterior templo, aquí había muchísima gente realizando sus ofrendas.

Una vez que subimos la escalera de la entrada principial, vemos todos los merus o pagodas que componen este templo. Los merus son la residencia del dios hindú Ida Hyang Widi, y tienen distintos niveles o tejados, puede ser de 3, 5, 7, 9 y 11. Correspondiendo  a las distintas manifestaciones: Tri Murti (3) a Panca Dewata (5) a Sapta Dewata (7) a Nawa Sanga (9) y a Ekadasa Rudra (11).

No se tiene muy clara la fecha de construcción de los templos, pero se cree que fue entorno al siglo IX, aunque existen indicios de construcciones anteriores ya que se han encontrado restos con más de 2000 años de antiguedad.

Lo que la ha conferido mayor importancia al templo, fue lo ocurrido durante la erupción del volcán Agung en el año 1963, la lava bajó por las laderas del volcán arrasando con todo lo que encontraba a su paso, pero los edificios del templo tuvieron la gran suerte de no sufrir daños, por lo que desde ese día el templo ha pasado a ser un símbolo para los hindúes de Bali.

De entre los templos que conforman el recinto, el más sagrado es el Pura Penataran Agung, construido en 6 niveles y dedicado a Shiva, el destructor. Destacan también los templos de Pura Dangin Kreten, dedicado a Visnú, el preservador, y Pura Batung Madeg, dedicado a Brahma, el creador.

 

Desde aquí nos hemos ido a comer a uno de los restaurantes buffet preparados para turistas que hay en esta zona. Decir que lo mejor del restaurante eran las vistas, ya que la comida ha dejado mucho que desear, por ello os aconsejamos que o bien comáis en cualquiera de los “restaurantes” que encontréis por el camino, o bien compréis algo en un supermercado para comer. Bueno, por lo menos las vistas eran muy buenas.

Después de comer, y haciendo un buen trayecto en coche, hemos llegado a:


Pura Kehen

Está situado al norte de Bangli, la que fuera capital del reino en su día, y muchos lo describen como una versión en miniatura de Pura Besakih. A semejanza del anterior, encontramos el templo en la ladera de una colina y está dispuesto en 8 terrazas con diferentes templetes.Se construyo durante el siglo XI, y está considerado como uno de los más bonitos del este de Bali. La palabra Kehen significa hogar o chimenea, y simboliza al dios creador, Brahma.

Para llegar al templo debemos subir por 38 escalones de una escalera decorada con figuras de guerreros sacados de la historia del Ramayana y  que nos llevaran a la entrada. Nada más cruzar la entrada nos encontramos con un patio en el que tenemos una enorme árbol Banyan, el árbol sagrado para los balineses. Se trata de un enorme ficus que da sombra a casi todo el patio, es una auténtica maravilla de árbol.

En el segundo patio encontramos las paredes cubiertas de porcelana china antigua y un enorme meru de 11 pisos que domina esta patio, ya que es el más sagrado, según la cultura balinesa.

 

Además encontramos un enorme trono de piedra tallada dedicado a los tres dioses hindúes Brahma, Vishnu y Shiva.

Este templo nos ha encantado, ya que hemos podido disfrutarlo completamente solos, no había nadie!!!

 

Además, en este templo no había restricciones. En la mayoría de los templos hindúes, no se puede entrar a los lugares más importantes, solo pueden pasar los practicantes de la religión hindú. No es que lo veamos mal, de hecho lo vemos hasta bien ya que hay mucha gente con muy poco respeto.

Para después de este templo teniamos planificado visitar el pueblo de Penglipuran, pero al final hemos decidido volver a Ubud, y dar una vuelta por el Palacio de Ubud y el Pura Taman Saraswati.

Palacio de Ubud

El palacio de Ubud, Puri Saren Agung. Es la residencia oficial de la familia real de Ubud. En realidad se trata de un complejo de templos, que fueron reconstruidos después de un terremoto en 1917.

Se puede recorrer gran parte del complejo, y destacan sobre todo las tallas enpiedra. Al norte del complejo encontramos el templo privado de la familia real, en el que destaca su puerta de acceso.

El palacio también es famoso porque todas las noches a las 19:30 se realizan bailes en su interior.


Pura Taman Saraswati

Este templo destaca por su laguna en la parte delantera. Encontraremos varias tallas dedicadas a Dewi Saraswati, la diosa de la sabiduría y las artes.
En este templo también se hacen danzas por las noches, y está junto al Café Lotús, pero se accede por una puerta lateral.

Tenemos un secreto que contar, y es cómo conseguir ver todos los tipos de danzas balinesas gratis o casi gratis, pero claro, como los secretos no se cuentan….. si queréis saberlo, solo tenéis que suscribiros al blog y mandarnos un e-mail en el que nos digáis que no se lo vais a contar a nadie….

 

Nuestra ruta para este día ha sido esta:

Por último, podéis seguir nuestro Blog y no perderos nuestros nuevos artículos :

Deja un comentario