Día 13 – Takayama, Hida no Sato

A primera hora del día nos hemos dirigido a una de las atracciones de la ciudad son los mercados matinales, asa-ichi, uno está en frente de Takayama Jinja y otro a lo largo del río Miyagawa. La mayoría vende artesanía local y productos de las granjas como vegetales, encurtidos y flores.

 


También hay puestos con souvenirs donde podemos encontrar el Sarubobo, que es un amuleto local, se trata de un monigote rojo sin ojos ni boca, con un pañolón en la cabeza.




Una vez visto los mercadillos, nos hemos dirigido a la aldea tradicional Hida-no-Sato, es una especie de museo al aire libre donde se han recuperado casas tradicionales que se desmontaron de los pueblos de la región y se han montado aquí para conservarlas.



Las más impresionantes son las del estilo tradicional Gassho-Zukuri, son casas con tejados de paja a dos aguas, en forma de manos juntas para la oración, que es el significado literal de la palabra.

 


De vuelta en la ciudad nos hemos dirigido a un restaurante especializado en la ternera de Hida, que como os comenté ayer es típica de esta región y tiene gran fama en todo Japón, igual que la de Kobe.

 

En cuanto al sabor, esta carne es como si comieras jamón de pata negra. O sea, dejemos de tonterías de que en España tenemos los mejores chuletones, que si de Ávila, León, Galicia, Pais Vasco, que si ternera de novillo argentino, etc…

Esta carne es deliciosa, tierna como ninguna y con una grasita deliciosa, sin exagerar es la mejor carne de ternera que hayamos probado en nuestra vida… Así que cuando ha llegado la factura, aunque es carísima, hemos pagado y más felices que unas pascuas, un día es un día, y además bien vale su precio.

Para terminar tarde de compras y paseo por unos templos en las faldas de la montaña.

 

 

A continuación a recoger que mañana nos espera la macro urbe de Tokyo.

 

Si os ha gustado, y queréis seguir nuestro Blog y no perderos ninguno de nuestros artículos: ¡¡Suscribirse!!

 

2 comentarios en “Alrededores de Takayama – Aldea Hida no Sato”

Deja un comentario