Día 12 – Takayama, los Alpes Japoneses

Hoy hemos cogido un tren para dirigirnos a la zona de los Alpes Japoneses, y la verdad es que el cambio se nota, el trayecto en tren es precioso, entre montañas y rodeados de ríos, que con las lluvias de los últimos días bajan con una gran caudal. A mediodía hemos llegado a nuestro destino.

Takayama es una ciudad que ha conservado muchos edificios y calles enteras que datan del periodo Edo (1600-1868), cuando la ciudad era prospera debido al comercio.

La mitad Sur de la ciudad, especialmente la calle Sannomachi tiene muchas casas antiguas, tiendas, casas de café y fábricas de sake, algunas de la cuales llevan abiertas desde hace siglos.

Unas pocas casa antiguas han sido convertidas en museo y están abiertas al público. Exhiben artesanía local y dan una idea de como era la vida de los antiguos mercaderes.

 

 

La verdad es que cuando te mueves por estas calles, parece que entras en el verdadero Japón rural que todos buscamos, lamentablemente, este país ha avanzado muchísimo, pero ha sabido conservar las zonas antiguas de las ciudades.

El casco antiguo de la ciudad se conoce como Sanmachi-suji, está formado por tres calles principales; Ichi-no-Machi, Ni-no-Machi y San-no-Machi, esta lleno de tiendas tradicionales, restaurantes, museos y casas particulares.

Las destilerías de sake se distinguen por las esferas hechas con ramas de cedro (sugidama) colocadas sobre las puertas de acceso.

Uno de los principales alicientes de la zona es también la gastronomía, la ternera de Hida, es igual de famosa en Japón que la de Kobe, y la verdad es que podemos afirmar que está deliciosa, tierna y gustosa como ninguna ternera que hayamos probado antes.

Con el atardecer nos dirigimos a buscar un restaurante donde disfrutar de esta manjar…

Si os ha gustado, y queréis seguir nuestro Blog y no perderos ninguno de nuestros artículos: ¡¡Suscribirse!!

2 thoughts on “Que ver en Takayama, los Alpes Japoneses”

  1. Si, la verdad es que es un monigote gracioso.
    En cuanto a si es chino o japones, la gran culpa a veces la tiene la publicidad, he llegado a ver el torii de la isla de Miyajima, que lo habeís visto en otra entrada, en un folleto que publicitaba viajes a China.

  2. ¡Qué bonito y que buenas explicaciones! Me encanta el Sarubobo, yo pensaba que era chino.
    Un besito enorme para los tres.

Deja un comentario