explorando-destinos-escocia


Explorando Destinos: Escocia

Volvemos con nuevo artículo de nuestra sección, Explorando Destinos, y en esta ocasión nos trasladamos a Escocia para mostrarnos lugares menos conocidos de este país, que tiene mucho para enseñar, mucho más que sus conocidas Edimburgo o Glasgow, que sus Highlands o sus castillos guardianes al borde de lagos.

Para conocer aquello menos común del país, e ir más allá de sus famosos “Kilt“, prenda tradicional escocesa, mal llamada “falda”, de sus gaiteros, e incluso del turistizado “Monstruo del Lago Ness“, y de todos los puntos más típicos en un viaje turístico, hemos invitado a cuatro blogs a contarnos los secretos mejor guardados de Escocia.

Comenzamos con Patricia Cuní, autora del blog Madaboutravel. Periodista de profesión y escocesa de adopción, nos ofrece en su blog una de las informaciones más completas sobre Escocia. Sin más dilación, os dejamos con Patricia:
La mayoría de la gente que viene a Escocia lo hace con una lista de sitios “imprescindibles” que conocer. Una lista en la que no suelen faltar Edimburgo, el Lago Ness, Glencoe o la Isla de Skye… 
 
Pero existe una Escocia menos turística aunque igual de hermosa que todavía tiene mucho por descubrir. Esa es la Escocia que más disfruto explorando y lo cierto es que no hace falta ni salir de Edimburgo para descubrir lugares llenos de encanto que bien valen un viaje al país en el que vivo y al que llevo viniendo desde 2005. Así que, si alguien se atreve a salirse de la ruta turística para enamorarse de la Escocia menos conocida, aquí van algunos de mis rincones favoritos.


La isla de May

Esta pequeña isla frente a la costa de la zona de Fife (en la otra orilla del estuario del Río Forth) es perfecta para observar aves. Si alguna vez has soñado con ver de cerca de a los simpáticos frailecillos no hace falta que te vayas muy lejos de Edimburgo ya que cada año anidan aquí de abril a agosto 45.000 parejas de puffins. Se llega en un trayecto corto en barco y te aconsejo que te lleves unos prismáticos.
 

Los Cairngorms

A pesar de que mucha gente los suele pasar por alto, las montañas de los Cairngorms son espectaculares. Quizás no tan dramáticas como Glencoe pero los páramos cubiertos de brezo en invierno y las vistas son más que suficientes para cualquier amante de la naturaleza. Una de las mejores zonas de Escocia para hacer senderismo son los Cairngorms y un buen punto de partida es el Loch Muick, un lago precioso por donde campan manadas de ciervos y que solía frecuentar la Reina Victoria.
 

Perthshire

La región de Perthshire es verde y está llena de colinas boscosas, ríos, cascadas y pueblos con encanto a los que se puede llegar en tren. Dunkeld, por ejemplo, es tan bonito que tiene un centro histórico protegido por el National Trust y una catedral en ruinas magnífica. Por no hablar del Hermitage, un parque natural que es una verdadera delicia. Un poco más al norte está Pitlochry, con las cascadas de Bruar, la garganta de Killiecrankie y el castillo de Blair Atholl a las afueras.
 

St Abbs

St Abbs es uno de esos pueblos costeros de postal que abundan en la costa escocesa. Su puerto pesquero es de lo más coqueto y en las pocas casas que bordean el acantilado se respira tranquilidad y calma. Justo al lado hay un parque natural con senderos que serpentean sobre precipicios rocosos donde anidan aves en primavera y verano. Más que recomendable llegar hasta el faro para echarle un vistazo a la inmensidad del Mar del Norte.
 

Glasgow

La mayor ciudad de Escocia todavía disfruta de cierta mala fama y reputación de poco atractiva entre los turistas. Nada más alejado de la realidad. En los últimos 12 años Glasgow ha renacido y se ha regenerado para dar lugar a una urbe llena de arte urbano, con museos diseñados por Zaha Hadid, el rico legado arquitectónico de Charles Rennie Mackintosh (“el Gaudí escocés”) y una cultura musical más que envidiable. Aunque sólo sea un día, yo recomiendo no perdérsela.
 
 
Estos son sólo cinco de mis lugares favoritos de Escocia. Hay muchos más, tantos como existen en el país. Y tantos otros que todavía no conozco y que también me robarán el corazón. 
Cuando alguien piensa en Escocia, enseguida le viene a la mente los paisajes infinitos, sus cielos de ensueño, sus acantilados, sus castillos….
Si hay alguien que tiene el poder de captar toda la esencia de este maravilloso país en una foto, es Vanessa Viñes, apasionada de la fotografía que ahora reside en Escocia. No dejéis de visitar su página es una auténtica delicia disfrutar de sus impresionantes imágenes: Os presento a…
Escocia tiene infinitas posibilidades en cuanto a destinos, tanto turísticos como sitios más remotos, pero en cualquier caso igualmente espectaculares. 
 
En este artículo me gustaría mencionar unos de mis lugares favoritos, solo una pequeña muestra que esta tierra ofrece, pues aún tengo muchos sitios más en mi lista para visitar!
 
Primero, una de las cosas en las que piensas primero cuando alguien menciona Escocia, no, no el monstruo del Lago Ness…¡Castillos! Uno de mis favoritos se encuentra en un acantilado, una fortaleza medio en ruinas situada en un emplazamiento espectacular: Dunnottar Castle. Si lo tuviera que describir con una palabra sería: Dramático. Es sin lugar a dudas una parada obligatoria, y pese a estar en ruinas se puede explorar durante horas, ya sea en el mismo castillo o por las rutas que hay alrededor, vale la pena!

 

Otra de las visitas obligadas es Glencoe, no hay palabra en español para describirlo. Aquí en Escocia, sin embargo, tienen la palabra perfecta para este lugar: Eerie. La definición sería una mezcla entre lo misterioso, sobrenatural y sobrecogedor. Realmente cuando estás allí entiendes a lo que se refiere, es un sitio al que quiero volver sin lugar a dudas, pues cuando estuve allí la lluvia digamos que quería hacernos compañía, y no pudimos hacer ninguna de las caminatas que hay en la zona.

 

Otro sitio que me dejó literalmente sin habla es Corrie Fee, llegas allí después de una larga caminata de una hora y en cuanto haces la última subida, en ese momento es cuando lo ves… Un valle que parece salido de una película de ciencia ficción, la primera vez me quedé parada pensando: Madre mía, no me esperaba que fuera así… Porque ves fotos antes de ir, claro, pero no es comparable a lo que ves una vez llegas. Es una caminata muy dura, y un poco más aún si sigues adelante un poco más para llegar a la cima del valle. Realmente cansado, pero vale mucho la pena.

 

Un buen sitio en el que hay bastantes cosas interesantes y además se puede comer más que bien es Saint Andrews, quizás es más conocido por el golf, pero aparte de eso es un pueblo costero muy bonito y con una catedral que es espectacular pese a que queda muy poquito de ella. He estado bastantes veces, y la verdad es que tiene uno de los mejores Fish & Chips que he probado (también conocidos como “Chip Shops” o “Chippies”) y para rematar siempre puedes hacer una visita a la heladería y pedir sabores muy típicos de aquí como la Scottish tablet, Irn Bru (es como la coca cola escocesa pero naranja, todos la beben supongo que por eso hay tanto pelirrojo) o salted caramel, buenísimos!

 

i style=”font-family: inherit;”>Como último lugar: Fingal’s Cave, en este caso sólo puedes llegar aquí a través de unos viajes ya programados, pero vale la pena y mucho. Es una pequeña y remota isla cerca de Mull, con un par de características que la hacen única: Una cueva enorme justo en la orilla a la que puedes acceder y maravillarte con la acústica que hay en su interior y el suelo de la isla que está formado por unas estructuras de basalto hexagonal, bastante similar a la famosa calzada de los gigantes en Irlanda. Realmente recomendable!

Nuestro siguientes invitados, Quim y Angie, tienen el blog más completo en español sobre Edimburgo, MásEdimburgo. Y hoy van a descubrirnos esos lugares de la ciudad que no se suelen visitar habitualmente:

Lugares no tan típicos para descubrir Edimburgo

Cuando pensamos en Edimburgo, casi todos imaginamos su imponente castillo, rodeado por la intrigante Ciudad Vieja. Pero la capital escocesa cuenta con un sinfín de rincones por explorar, y eso fue lo que nos impulsó a abrir MásEdimburgo: recopilar esos sitios que no siempre aparecen en las guías.
Hoy queremos dar un paseo por algunos lugares no tan típicos de Edimburgo, pensando en quien disponga de unos días y le apetezca aventurarse un poquito más allá del centro.


Blackford Hill

Blackford Hill es uno de nuestros miradores favoritos de Edimburgo. Está en el sur de la ciudad y lo forman un estanque y una colina sembrada de bosquecillos. Cuando llegas arriba, la vegetación se despeja y tienes unas vistas preciosas de la ciudad, con el castillo en primer plano, otras colinas, como Arthur’s Seat… Y, si el cielo está claro, incluso el estuario de Forth y el norte de Escocia al otro lado.
En Blackford Hill se encuentra también el observatorio astronómico de Edimburgo, que organiza sesiones de observación de estrellas.
 

El puerto de Leith

Leith es un barrio de tradición obrera en el norte de Edimburgo, pegado al centro aunque alejado de la ruta turística. Es un barrio muy diverso, donde abundan los comercios y restaurantes de varios países. Una de las zonas con más encanto es The Shore, el antiguo puerto. Allí desemboca el río Water of Leith, y entre barcos y casitas se esconden cafeterías, restaurantes de marisco, galerías de arte…
Un plan que nunca falla es tomar un afternoon tea en la deliciosa pastelería Mimi’s Bakehouse, seguido de una pinta en algún pub cercano para bajar la merienda.
 

La isla de Cramond

Una propuesta curiosa en Edimburgo es ir en bus hasta el pueblito de Cramond, a pocos kilómetros del centro, donde se encuentra Cramond Island. Esta isla deshabitada está conectada a la orilla por una pasarela. Lo peculiar es que, cuando la marea sube, la pasarela se inunda por completo, así que hay que prestar atención al cartel con los horarios de las mareas para no acabar pasando la noche a la intemperie a lo Robinson Crusoe.
Cramond Island es pequeñita y el único rastro humano son algunas estructuras militares de la Segunda Guerra Mundial. Ideal para un paseo y, si aún nos quedan fuerzas, al volver a la orilla podemos continuarlo siguiendo el sendero del río Almond a través del bosque.

El castillo de Craigmillar

Para terminar este recorrido por algunos lugares menos típicos de Edimburgo, nos vamos a conquerir un castillo, aunque no el que seguro que todos imaginamos. Además del Edinburgh Castle, en Edimburgo se puede visitar otra fortaleza mucho menos conocida, el Craigmillar Castle.

 

Está en el sureste de la ciudad y, cuando se construyó, se encontraba fuera de las murallas. Hoy en día aún conserva el entorno tranquilo, aunque la visita desvela mil historias y rincones por por explorar, que sorprenden por su buen estado de conservación.
Como último invitado de este especial sobre Escocia, contamos con Arol, de El Blog de Viajes. que quiere compartir con nosotros aquellos lugares del país que no suelen aparecer en las guías.

Los sitios de Escocia que no aparecen en la guía

 
Cuando alguien me pregunta qué ver en Escocia me aterra porque podría estar horas explayándome sobre cada uno de los sitios que debería visitar cada viajero. Aun cuando me dicen que tienen dos o tres días me cuesta mucho filtrar lo mejor y lo que yo considero más importante. Por eso finalmente me he inclinado por recomendar a mis amigos y conocidos, así como a los lectores de El Blog de Viajes los rincones o actividades que no aparecen en las guías.


¿Qué recomendaría hacer en Escocia y que no está en las guías?

Dar de comer a renos. Ir hasta el Parque Nacional Cairngorm es una de las actividades más bonitas que podemos hacer. Se trata del parque más grande de todo Reino Unido, con una vegetación que se mezcla con ríos que serpetean las montañas y, como perla final nos encontraremos con manadas de hasta 200 renos a los que podremos dar de comer en la mano. Esta actividad preciosa es posible gracias a los cuidadores de estos animales que te llevan hasta el lugar y te enseñan más sobre el lugar y su fauna.
 
 

 

Recoger fresas. Si vas a viajar a Escocia una de las mejores opciones es que lo hagas en coche. Y qué más aconsejable que hacerlo por la costa este del país para visitar castillos junto al mar, pero además de ello parar en alguna de las innumerables granjas abiertas al público donde podrás recoger tantas fresas como quieras. Se supone que se paga lo que hayas recogido pero nadie te dice algo si te comes alguna directamente de la planta.
 
 
Un paseo por la naturaleza en medio de la ciudad. Se llama Water of Leith y excepto los locales casi nadie más conoce este rincón escondido de Edimburgo. Se trata de un paseo junto al río Leith, que atraviesa la ciudad, y que está rodeado de naturaleza aislando al lugar del ruido de los vehículos. Si bien el río tiene decenas de kilómetros, se recomienda comenzar el paseo en el estadio Murrayfield y terminarlo en Stockbridge, aunque los más intrépidos y que no tengan pereza de caminar un poco más podrían llegar hasta el puerto de Leith, junto al mar.
 
 

 
Ir al mercadillo junto al castillo de Edimburgo. Los sábados puedes encontrar cuatro mercadillos en Edimburgo (Leith, Stockbridge Market, Grass Market y el Farmers Market) aunque el más recomendable, desde mi punto de vista es el Farmers Market que se ubica en Castle Terrace, a los pies del castillo de la ciudad. Ir a este mercado nos permite ver los productos que traen directamente de la granja, ver a los productores locales, comer platos típicos en el lugar y, lo mejor, hacerlo a los pies del castillo con una imagen que querrías enmarcar para poner en el salón de tu casa.

Hasta aquí nuestro artículo sobre Escocia en Explorando Destinos, esperamos que os haya gustado, y si es así no dudéis en comentar!!!Queremos agradecer la recomendaciones de Arol, Quim y Angie, Vanessa y Patricia, y os recomendamos que si pensáis viajar a Escocia, no dejéis de pasar por sus blogs.

Y si queréis seguir disfrutando de los artículos del blog, no olvidéis suscribiros:  

8 thoughts on “Explorando Destinos: Escocia”

    1. Nosotros no hemos tenido aún la oportunidad de visitarlo, pero en cuanto podamos coger alguna oferta de vuelo, no vamos a dudar en escaparnos.

      Gracias por pasar por el blog Jordi.

  1. Muchísimas gracias por contar conmigo y con Más Edimburgo para este recopilatorio, ha quedado genial y han salido recomendaciones interesantísimas entre todos estos grandes apasionados de Escocia.
    A ver si entre todos animamos a más gente a visitar el país y descubrir algunos de sus rincones no tan conocidos, ¡es un viaje que siempre enamora! 😀

  2. Yo tambien tengo muchas ganas de ir!! Esta informacion me va a ir de pelicula!!
    Oye!! Igual podemos ir juntos??
    A ver si sacamos una semanita de algun sitio…. y una primitiva!
    Que.no nos da la vida para tanto sitio que hay que visitar!

  3. Escocia me encantó! y tuve la suerte de contar con los blogs de Angie y Pat como referencia.
    Y sin duda sigo conociendo mucho rincones nuevos gracias a ellas y ahora tambíen al resto de personas que se han sumado a este gran post.
    Gracias!

    1. Pues la verdad es que es un país que tenemos muchas ganas de visitar, de hecho pensábamos haberlo visitado este mismo mes, pero…. a veces las cosas se tuercen.

      Cuando lo visitemos, a parte de estos cuatro grandes blogs, no perderemos ojo del tuyo!!!

      Saludos

Deja un comentario