Día 16, 27 de julio – Oslo

Hoy hemos ido a seguir conociendo Oslo, la primera visita del día ha sido el parque de Vigeland, o parque de las esculturas.


La escultura más conocida del parque es la del niño enojado o con “rabieta”, Sinnataggen, se ha convertido en uno de los símbolos de Oslo.



La mayor atracción del parque es el monolito, Monolitten. Se trata de un bloque único de granito de 17 metros de altura y que tiene esculpidas 121 esculturas.


 

 



El parque esta lleno de esculturas desnudas, y… no lo he podido resistir….


Después nos hemos ido hacia el Ayuntamiento de Oslo, pero antes hemos parado en una tienda de souvenirs que habían unas vikingas muy graciosas.


 


Al ayuntamiento no hemos podido entrar ya que se han extremado las medidas de seguridad por una alerta anti-terrorista que hay en la ciudad. Pero bueno no lo comentaremos más porque no merece la pena.




Así que nos hemos ido a ver la fortaleza de la ciudad, la Fortaleza de Akershus, pero ha aparecido la lluvia y la vuelta ha tenido que ser rápida.

 

 



Las vistas del Fiordo de Oslo son fantásticas desde aquí.



Después de comer hemos ido a la zona pija de la ciudad Aker Brygge, una zona de edificios que dan justo al fiordo.



Para finalizar el día nos hemos ido a la “casa” de Andrea, que se encuentra Lommedalen, un pueblo en las afueras de Oslo, rodeado de bosques, una auténtica maravilla natural.




Vamos que hemos terminado la tarde SUFRIENDO….


Podéis seguir nuestro Blog y no perderos ninguno de nuestros artículos: ¡¡Suscribirse!!

Deja un comentario