Segundo día en Oporto

En nuestro segundo día en Oporto, después de haber desayunado en una cafetería de la Rua Santa Catarina, nos dirigirnos al Mercado do Bolhao, uno de los más importantes de la ciudad.
Subiendo por la rua de Santa Catarina, nos encontraremos la Capela das Almas, y giraremos a la izquierda para acceder al mercado por la rua de Fernandes Tomás. Es fácil de identificar el cruce con la iglesia.
Capela das Almas, Oporto
El mercado se encuentra bastante deteriorado, de hecho hay bastantes zonas apuntaladas con andamios, y le haría falta una buena restauración, pero… tiene su encanto como todo Oporto.
Mercado do Bolhao, Oporto
El mercado se divide en dos plantas, y a pesar de no tener todos los puestos funcionando, tiene muchos puestos de comida interesantes. En nuestro caso nos gusta mucho disfrutar de los mercados de las ciudades que visitamos y siempre solemos comprar algo de comida y fruta, que nos viene muy bien por las peques.
Mercado do Bolhao, Oporto

 

Vendedora ajos, Mercado do Bolhao, Oporto
Una vez que lo recorrimos y compramos algo de fruta, salimos por la puerta de la rua Formosa, y estuvimos un rato escuchando a un músico callejero, y su mascota, que nos deleitaban con el sonido de un extraño organillo antiguo.
Músico callejero, Oporto
Desde aquí, nos fuimos dirección a la Torre de los Clérigos, pasando por delante del Ayuntamiento de la Ciudad.
Oporto
Llegamos a la Plaza de Lisboa, que ya habíamos visitado el día anterior.
Plaza de Lisboa, Oporto
Al llegar temprano a la Torre de los Clérigos, tuvimos suerte y no tuvimos que hacer casi cola.
Tanto la iglesia como la torre son muestras del arte barroco de la ciudad. La torre alcanza los 76 metros, y para llegar arriba tuvimos que subir más de 200 escalones. Desde ella se observan unas preciosas vistas de la ciudad. El precio de la entrada son 3 €.

Oporto desde la Torre de los Clérigos

Una vez acabada la visita a la torre, callejeamos de nuevo por las callejuelas para dirigirnos al Palacio de la Bolsa.

Oporto

Palacio Da Bolsa, Oporto
El Palacio de la Bolsa es un edificio neoclásico, cuya construcción comenzó en 1842, sobre las ruinas de un antiguo convento franciscano que se quemó durante un incendio en 1832. Solo quedó en pie la iglesia de San Francisco, que se encuentra junto al Palacio. Se construyó para ser la sede de la Cámara de Comercio e Industria de Oporto.

La visita del edificio es guiada, durante 45 minutos nos develaron los secretos de este fantástico edificio, y descubrimos lugares tan fantásticos como su patio interior, conocido como el Patio de las Naciones.

Palacio da Bolsa, Oporto

La sala donde se celebraban las asambleas de comerciantes, que está totalmente forrada de madera.

Palacio da Bolsa, Oporto

Pero la sala que más llama la atención es la Sala Árabe, la cual dicen que está inspirada en la Alhambra de Granada, si queréis saber algo más sobre esta sala podéis echar un vistazo en este blog: El arte, según Andrea – Sala Árabe, Palacio de la Bolsa, Oporto.

Sala Árabe, Palacio da Bolsa, Oporto

Uno de los puntos interesantes del palacio es el despacho en el que trabajo Gustave Eiffel. Eiffel construyó en la ciudad, junto con su socio el ingeniero Theofile Seyrig, del que más tarde os hablaré, el  puente de María Pía, su construcción data de 1877, y se mantuvo en uso hasta 1991.

Una vez que terminamos con la visita, fuimos a la Ribeira, junto al río Duero, mientras se hacía la hora de comer. Las vistas de Vila Nova de Gaia son fantásticas.

Ribeira, Oporto
Ribeira, Oporto
Ribeira, Oporto
Ribeira, Oporto

Después de dar un paseo junto a las coloridas casas de la Ribeira, nos dirigimos de nuevo al Palacio de la Bolsa, para comer en su lujoso restaurante “O Comercial“, el cual dispone de un exquisito menú al mediodía por 15 € por persona. Lo recomendamos por la buena cocina, y por la elegancia del lugar.

Después de comer nos dirigimos a conocer parte de Vila Nova de Gaia. Aunque pueda parecer parte de Oporto, se trata de una ciudad distinta, que se encuentra situada en la margen izquierda del río Duero. Es famosa porque alberga las bodegas de vino de Oporto.

Para llegar a Vila Nova de Gaia, cruzamos por el famoso puente de Luis I, puente que fue construido por el ingeniero Theofile Seyrig, el que fuera socio de Eiffel. De hecho, en el concurso que se convocó para la contratación de la construcción de dicho puente, se desechó una propuesta de Eiffel, y el proyecto que salió adelante fue el de una empresa belga que presentó un proyecto de Theofile Seyrig.

Jumping, puente Luis I, Oporto

El puente dispone de dos plataformas de paso, en la inferior, que comunica la Ribeira con Vila Nova de Gaia, circulan coches. En la superior, circula el metro y comunica la zona alta de Oporto con Vila Nova. La parte inferior tiene una longitud de 174 metros y la superior de 390. En los dos pisos hay unas pasarelas para que puedan cruzar los peatones.

Bueno como iba diciendo, cruzamos el puente y dimos un paseo por la orilla del Duero, donde se encuentran las bodegas del vino de Oporto.

Además en esta orilla encontramos los famosos Ravelos, que eran los barcos con los que se transportaba el vino por el río Duero hasta la desembocadura con el océano Atlántico. Hoy en día no son más que un reclamo turístico, y se pueden dar paseos con ellos. Aunque hayan quedado como reclamo turístico, cierto es decir que generan una panorámica preciosa, del río, de la Ribeira y de Vila Nova.

Ravelos, Oporto

Al ir con las peques decidimos no entrar en ninguna de las bodegas importantes, ya que junto con la entrada y la visita interior incluyen una cata de vinos, cosa que ellas no iban a disfrutar.

Dando un paseo llegamos hasta el Teleférico de Gaia. Se trata realmente de una atracción turística, ya que el trayecto que cubre es muy corto, unos 5 minutos, pero nos permite disfrutar de una buenas vistas de la Ribeira, Vila Nova y Oporto.

Teleférico de Gaia

Se coge junto al río y nos deja en el Jardín do Morro, junto a la parte alta del Puente Luis I. Merece la pena, o no, bueno pues eso ya es una decisión personal, nosotros al ir con las niñas pensamos que les iba a gustar, como así fue. Los precios de ida son; 5 € el adulto y 2,50 el niño.

 Imagen propiedad de la web del Teleférico de Gaia

 

Ribeira desde el teleférico
Teleférico de Gaia

Desde el lugar donde te deja el teleférico, en la parte superior del puente, podemos disfrutar de una maravillosas vistas.

Puente Luis I
Vistas desde el Puente Luis I

Desde aquí, y cruzando el puente por el piso superior, nos dirigimos a otro de los puntos más turísticos de la ciudad, se trata de la Librería Lello e Irmao, considerada una de las más bonitas del Mundo. Se encuentra muy cerca de la Torre de los Clérigos.

Libreria Lello e Irmao, Oporto

La librería se ha convertido en uno de los lugares más visitados de Oporto, hasta tal punto, que han comenzado a cobrar por la entrada, pero este dinero te lo descuentan después si haces alguna compra. La verdad es que no nos parece mal, la cantidad de gente que había visitándola era tremenda, de hecho tienen personal contratado para el control de la gente que la visita.

Además hay mucha gente que dice que J.K. Rowling, se inspiró en ella para la librería que aparece en los libros de Harry Potter, y por ello todavía recibe más visitas.

Independientemente de todo ello la librería bien merece una visita, lo que si os diremos, es que conseguir sacar alguna foto sin gente os costará un buen rato.

Libreria Lello e Irmao, Oporto

 

Lello e Irmao, Oporto
Libreria Lello e Irmao, Oporto

Para terminar con el día, y despedirnos de la ciudad como era debido, decidimos ir al famoso café Majestic, y disfrutar de su famosa Francesinha. Se trata de una especie de sandwich relleno de diferentes carnes con queso y bañado con una salsa de cerveza y tomate.

Café Majestic, Oporto

Y perdonar que no os pongamos ninguna foto de la  Francesinha, pero es que estaba tan buena que la devoramos.

Terminamos el día dando un paseo hasta la plaza de la Batalla, y a recoger, al día siguiente nos íbamos a Coimbra.

Os dejamos el recorrido que hicimos más o menos durante el día:

Si os ha gustado lo que os hemos contado de Oporto y queréis seguir conociendo algo más de Portugal, podéis echar un vistazo a nuestro Viaje en coche por Portugal.
 
Y también podéis seguir nuestro Blog y no perderos nuestros nuevos artículos :

5 thoughts on “Oporto: Mercado do Bolhao, Palacio de la Bolsa, Ribeira, Vila Nova de Gaia, Libreria Lello e Irmao”

  1. Si, tenían que controlar la afluencia de alguna manera. Además el precio lo puedes aprovechar comprando algo.

    Si que dejan hacer fotos, Vero. Supongo que si cobraran y no dejaran hacer fotos la gente se quejaría.

    Gracias por pasaros, chicas.

  2. Muchos de nuestros estudiantes Españoles hacen viajes fin de curso al país vecino. Sin duda que el Porto es una ciudad mágica y con un sin fin de cosas que ver. Recomiendo a los lectores la "Francesinha", una comida típica del Norte de Portugal.

  3. La verdad es que un viaje de fin de curso por Portugal debe estar muy bien. Es un país asequible, y en el que es fácil entenderse. Además la comida es deliciosa.

    Gracias por pasarte por nuestro blog.

Deja un comentario