Desde que empezamos a preparar nuestro viaje a Indonesia, una de nuestra principales preocupaciones fue la posible transmisión de una enfermedad debido a una picadura de un insecto, con toda la información recopilada hemos decidido crear nuestra Guía para evitar las picaduras de Mosquitos en Zonas Tropicales.

Cuando se viaja a zonas tropicales del planeta, tenemos el riesgo de contraer enfermedades como pueden ser la malaria, el dengue, fiebre amarilla, tifus, el tan de moda Zika, etc…
Por ello empezamos a rebuscar y recopilar información para poder protegernos y así evitar las picaduras de mosquitos, chinches, garrapatas, pulgas, piojos y todo el resto de vectores transmisores de estas enfermedades.

 

El mosquito es el vector mejor conocido de transmisión de enfermedades, pero tenemos muchos más. En la siguiente relación podéis algunos vectores y las enfermedades que puede transmitir:

Mosquitos (hay muchas especies)
  1. Aedes: Dengue, Fiebre amarilla, Chikungunya, Zika
  2. Anopheles: Malaria o Paludismo.
  3. Culex (Mosquito común): Encefalitis japonesa, Filariasis, Fiebre del Nilo, Encefalitis.

Garrapatas: Fiebre hemorrágica, Enfermedad de Lyme, Encefalitis, Tifus, Tularemia

Chinche Triatoma: Enfermedad de Chagas
Mosca Tsé-Tsé: Enfermedad del sueño
Pulgas: Peste bubónica, tungiasis
Toda la información que vais a encontrar la hemos extraído leyendo información del Ministerio de Sanidad, Asociación de Médicos de Sanidad Exterior, Centro de Información de Medicamentos de Cataluña, incluso la Agencia para el Control y la Prevención de Enfermedades, el famoso CDC estadounidense.
Además toda la información que habiamos leído la contrastamos en nuestra visita a Sanidad Exterior o Medicina Preventiva hace una semana cuando procedimos a ponernos las vacunas necesarias.
Con todo esto solo nos queda decir que lo único que buscamos es compartir la información que hemos encontrado, e intentar dar los mejores consejos que podamos, pero es muy importante antes de realizar un viaje a un país de este tipo, acudir a informarse a los centros oficiales, que serán los que os indiquen las medidas preventivas a tomar.

Guía para evitar las picaduras de Mosquitos en Zonas Tropicales

1. – ¿Por qué nos pican los mosquitos?

Aunque no os lo creáis, los mosquitos no os pican más a vosotros porque tengáis la sangre más dulce, ya se que cuesta de aceptar, a nosotros nos ha pasado….
Ahora en serio, los estudios que hay no son claros, y no han identificado un sólo aspecto que pueda hacer que nosotros, y no los de al lado, seamos más propensos a las picaduras de los insectos (mosquitos, pulgas chinches….).
Lo primero que hay que saber es que las que nos suelen picar son las hembras, y como os podéis imaginar es por pura naturaleza, la hembra necesita de nuestra sangre para poder completar su ciclo reproductivo.  Las proteínas de nuestra sangre le sirven para poder incubar sus huevos y que sean fértiles. Así que en este partido luchamos contra natura.
El mosquito durante la picadura nos está inyectando una proteína anticoagulante que hace que la sangre fluya y puede seguir alimentándose. Nuestro cuerpo reacciona ante la proteína extraña, liberando histaminas, que son las responsables del escozor, inflamación, enrojecimiento, etc, que nos afecta la zona después de que el mosquito se haya marchado.
Pero bueno, después de todo esto, quién es más propenso a ser picado???
 
A través de varios estudios se ha contrastado que existen varios factores que favorecen las picaduras, y entre ellos, el principal es el olor corporal, ya que los mosquitos tiene un sofisticado sentido del olfato.
Vamos a tratar de explicarlo un poco, los mosquitos disponen de gran cantidad de receptores distintos para el olor, lo que hace que se sientan atraídos por nuestro olor corporal. Y el principal factor que genera olor corporal es la acumulación bacteriana, por ello zonas como los pies o tobillos suelen ser uno de los puntos donde más picaduras se reciben.
Nuestro sudor es uno de los principales reclamos para los mosquitos, pero esto no quiere decir que debamos estar duchandonos cada 10 minutos, sino que debemos evitar mantener en nuestro cuerpo el sudor de varias horas, que es el que más atrae al mosquito. Por ello una de las prevenciones más básicas es intentar tomar una ducha siempre antes de acostarse, ya que por la tarde/noche son los momentos más propensos a recibir picaduras.
Otros de los aspectos que nos puede hacer más propensos a recibir picaduras, es nuestro grupo sanguíneo. Hay referencias que indican que las personas con grupo sanguíneo O, son más propensas a recibir las temidas picaduras. Esto es algo ante lo que no podemos actuar…
El dióxido de carbono que emitimos durante nuestra respiración también nos hará más propensos a las picaduras, cuanto mayor cantidad, más picaduras recibiremos. Así que cuanto más fuerte respiremos más dióxido de carbono despediremos. Se dice que las embarazadas son más propensas a las picaduras, debido a que en las últimas etapas del embarazo se exhala aproximadamente un 20% más dióxido de carbono.
Bueno ya sabemos qué factores influyen a que seamos picados, ahora intentaremos averiguar como nos podemos proteger.

2. – ¿Qué son los repelentes de insectos?

Los repelentes de insectos son compuestos químicos, que pueden ser naturales o sintéticos, cuya función es evitar que el insecto se fije sobre nuestra piel y así evitar nuestra picadura.
Digamos que su función es actuar de pantalla para evitar la picadura, por ello las principales propiedades que deberían tener, a parte claro está de no ser dañinos para nuestra salud, serian:
  • Ser resistentes al agua y a la abrasión, no tener olor, no ser irritante, efectivo para varios insectos, etc.
Como es normal no es fácil encontrar un repelente que cumpla con todos los aspectos al 100 %, así que debemos intentar utilizar el más adecuado, o una combinación de varios.

3.- Y ahora, ¿qué repelente?, ¿natural o repelente sintético?

Bueno lo primero que hay que tener en cuenta es para qué vamos a usar el repelente. No es lo mismo dar un paseo al atardecer por el parque con los niños, que ir a un país tropical con riesgo de que una de las picaduras nos transmita un enfermedad de las que antes hemos hablado.
De entre los “naturales”, la mayor parte de ellos tienen una efectividad escasa antes las picaduras, además su periodo de efectividad suele ser más corto en el tiempo. Así que todo este tipo de productos como las pulseras / tobilleras, o repelentes a base de citronela, limón, etc, tienen una efectividad menor que los compuestos químicos.
Ojo, no decimos que no sean efectivos, sino que su efectividad es menor, y hay menos estudios que nos indiquen a que concentraciones pueden ser efectivos para evitar las picaduras.
De entre los “naturales” el único compuesto sobre el que hay estudios que indican una efectividad similar a un compuesto sintético como el DEET, del que hablaré después, es el CITRIODIOL, el cual se obtiene de un tipo de eucalipto, y se ha demostrado que a concentraciones del 20% tiene casi las misma efectividad que el DEET.
Una vez que hemos hablado de los naturales, toca hablar de los sintéticos. En este caso existen varios compuestos que se pueden utilizar como repelentes:
  • DEET: Se trata del repelente más estudiado y reconocido. De hecho es el estandar  de referencia en los repelentes recomendados por la OMS. Su eficacia ha sido contrastada para la mayoría de insectos, y se lleva estudiando y utilizando desde los años 50. Además lo podemos encontrar en diferentes concentraciones, lo normal es desde un 5% a 40-50%, aunque también lo podemos encontrar en dosis más altas. Su duración suele ir ligada a la concentración, pero de esto hablaremos más tarde. Como incoveniente del DEET diremos que actua como disolvente de plásticos y tejidos sintéticos, por lo que deberemos evitar el contacto con ellos.
  • ICARIDIN: Es un derivado de la pimienta. En concentraciones cercanas al 20% se ha observado la protección frente a los principales vectores, pero en cambio su periodo de efectividad es de menor tiempo.
  • IR3535: Al igual que el anterior, en concentraciones en torno al 20% tiene efectos satisfactorios como repelente pero con un tiempo de efectividad desigual en función de las distintas especies de insectos.
  • PERMETRINA: Este producto es distinto, ya que no está aconsejado para su aplicación directamente sobre la piel, sino que su uso recomendado es para aplicarlo sobre la ropa, mosquiteras, etc. Se trata de un potente agente tóxico para el sistema nervioso del insecto que provoca su muerte por contacto. Más adelante os explico su uso.

4.- ¿Qué repelente elegimos entonces? ¿Cómo afecta la concentración? ¿Vale para los niños?

Cómo hemos visto anteriormente, la concentración y el compuesto químico del repelente son factores esenciales a la hora de decidir cuál elegir.
Por ello, lo primero que debemos tener en cuenta es quien lo va a utilizar y si el componente le puede suponer algún daño en su salud.
Cualquier repelente de los que os he hablado anteriormente y en las concentraciones indicadas,  presentan bajas toxicidades, y excepto que padezcamos algún reacción alergica al componente en cuestión no deberemos preocuparnos. La única precaución que debemos es evitar su aplicación en cara, manos, y el contacto con los ojos.
Debéis de tener en cuenta que aun así se tratan de compuesto químicos, y que su uso prolongado puede tener efectos adversos, pero para eso no hay nada mejor que leer las indicaciones del fabricante, que es el que os va a ofrecer la mejor información.
Tal como os hemos comentado anteriormente el repelente más indicado para las zonas tropicales es el DEET, pero debemos tener en cuenta que deberemos usar concentraciones elevadas en torno al 40-50 %, para ello las marcas que lo comercializan disponen de versiones llamadas “Extrem” o “Extremas” o algo parecido que están indicadas para estas zonas del planeta.
Los niños….Bueno este es un punto algo más delicado, sobretodo cuando estamos hablando de niños con edades inferiores a los 2 años, ya que muchos de los repelentes suelen estar prohibidos en esas edades o se deben usar en concentraciones muy bajas.

Para los niños de meses, está prohibido el uso de cualquier repelente, por ello solo podremos hacer uso de repelentes naturales como puede ser la citronela, y deberemos ser constantes en la repetición de la aplicación debido a su poca efectividad en el tiempo.
Por debajo de los dos años, no está prohibido pero si se desaconseja el uso de repelentes con DEET, por lo que podríamos recurrir al IR3535 que se encuentra en las preparaciones comerciales específicas para niños de las diferentes marcas.
Con el Citriodiol hay cierta controversia en su uso en menores de 2 años, y dependiendo las fuentes veremos su aprobación o prohibición, por lo que nosotros lo evitariamos. Hay que tener en cuenta que algunas de las famosas pulseras/tobilleras usan pastillas con Citriodiol, por lo que deberíamos leer bien los componentes antes de comprarlas.
A partir de los 3 años y hasta los 12, los niños pueden hacer uso de cualquier repelente en mayores dosis, pero no se debe sobrepasar las 2 aplicaciones diarias.
Después de toda esta explicación, os vamos a contar cual ha sido nuestra decisión, y las opciones por las que vamos a optar.

Nuestro paquete de lucha contra los mosquitos

El país que hemos elegido este verano, Indonesia, y en concreto determinadas zonas de las islas que vamos a visitar como son Borneo, Bali, Lombok, etc., son zonas endémicas de Dengue, Malaria y otro tipo de enfermedades.
Con este panorama hemos decidido optar por una combinación de varios agentes para evitar la picaduras de los mosquitos e insectos.
Lo primero va a ser un repelente con alta concentración de DEET, entre un 40-50%. En el mercado tenemos varios a nuestra disposición de distintas comercializadoras, las cuales no vamos a recomendar pues no podemos atestiguar su mayor o menor efectividad. Pero ya sabeis si en el nombre comercial del producto aparece la palabra “extremo” o algo parecido, y una “palmerita” en el dibujo de la caja, posiblemente sea un repelente con altas dosis de DEET.
Junto con el anterior, usaremos un repelente con Citriodiol o Aceite de Eucalipto, ya que al viajar las peques, como he explicado antes, no deben superar las dos administraciones diarias de altas concentraciones de DEET, por ello haremos uso también de este compuesto.
Pulseras/tobilleras para las peques con Citriodiol, para intentar evitar al máximo las picaduras en las niñas.
Espirales o difusores de insecticidas para las habitaciones de los hoteles en zonas de riesgo, y el uso de mosquiteras siempre que sea posible.
La última, y para nosotros una de las más importantes, será el uso de la permetrina en la ropa de nuestro viaje. La permetrina es un componente que actua directamente contra el sistema nervioso del insecto, y provoca su muerte. Aplicándolo a la ropa, evitamos en parte el contacto del mosquito con nuestro cuerpo. Obviamente no es infalible, pero si que es un buen ayudante del DEET, por ello nos parece una combinación perfecta la permetrina para la ropa, y el DEET para la zonas descubiertas.
La permetrina se tiene que aplicar en una disolución al 0,5 % sobre la ropa, bien rociada o bien por inmersión. Su efectividad ronda las dos semanas después de la aplicación, incluso la ropa admite varios lavados antes de perder su efectividad.
La disolución se puede comprar preparada en farmacias, pero nosotros hemos decidido preparar nuestra propia disolución comprando el producto puro. El hecho de hacerlo así es porque debemos rociar la ropa de los cuatro con lo que no sabemos la cantidad que vamos a necesitar, y además querer llevarnos disolución preparada para volver a aplicar durante el viaje.
El porcentaje de la disolución varía según diferentes medios, pero nosotros nos vamos a guiar por la información que nos facilitaron en Sanidad Exterior.
La preparación de la disolución es sencilla, lo más complicado es encontrar la permetrina pura, nosotros la hemos encontrado en una empresa química de Barcelona, Químics Dalmau, que disponen de tienda física y de venta on-line. Decir que pensábamos comprarla on-line, pero el desplazamiento por razones de trabajo de nuestro primo, y fiel seguidor de nuestra andanzas, Jose David, a Barcelona, ha hecho que podamos comprar el producto directamente en la tienda. Además el amable vendedor le ha dado todas las explicaciones con amabilidad y le ha facilitado la receta de preparación, confirmando además el porcentaje de preparación de la disolución. En fin solo nos queda darles las gracias por su ayuda, a ellos, y al comprador al cual se lo recompensaremos con unas cervezas frescas a su vuelta.
Bueno para la preparación necesitaremos el bote de permetrina, un bote de alcohol de 96º, una jeringuilla y guantes para protegernos de las salpicaduras en la piel del producto.

Procedimiento preparación disolución Permetrina:

– Cogeremos el bote de permetrina de 50 gr, lo completaremos con alocohol de 96º y agitaremos hasta conseguir que se mezcle lo mejor posible.
En caso de que la permetrina este muy compacta, calentaremos el bote con agua caliente antes de hacer la mezcla.
– Una vez hecha la solución, extraeremos 0,5 ml y los mezclaremos en 1 litro de agua.
– Pulverizaremos la ropa o la sumergiremos, y la dejaremos secar a la sombra.
 
Es conveniente recordar que su efecto está en torno a los 15 días, y que la ropa se puede lavar entre 2 y 3 veces antes de volver a aplicar. También es conveniente saber que no se debe usar sobre la piel.
Además de todo lo que os hemos contado, os vamos a dar una lista con 12 consejos para evitar las picaduras de los mosquitos, con consejos o productos que pueden complementar nuestra protección.

12 Consejos para evitar las picaduras de los Mosquitos 

  1. Uso de repelente DEET en concentraciones en torno al 40-50%, y repelente de Citriodol.
  2. Uso de mosquiteras para las camas.
  3. Permetrina para la ropa.
  4. Pulseras/tobilleras de Citriodiol, Citronela, o cualquier otro.
  5. Evitar zonas de aguas estancadas.
  6. Usar ropa de colores claros, los colores oscuros atraen a los mosquitos, también evitar los colores vivos.
  7. Usar manga larga, sobretodo durante el atardecer y el amanecer. Usa calcetines.
  8. No usar colonias, champús o geles de cuerpo con olores fuertes.
  9. Mantener la máxima higiene corporal, sobretodo ducha por la tarde/noche, para evitar la acumulación bacteriana que atrae a los insectos.
  10. Los ventiladores evitan el vuelo de los insectos.
  11. Si necesitas protección solar, aplica el repelente 30 minutos después del protector solar.
  12. Por la noche utiliza espirales de quemar o difusores de insecticidas en las habitaciones que duermas.
Bueno hay muchas más consejos que hemos encontrado y leído por internet, pero no hemos encontrado tantas referencias por eso no hemos querido hablar. Hay cosas como el consumo de vitámina B1, la cual indican que puede ser beneficiosa para evitar las picaduras.
También hay bastantes corrientes a favor de los productos más naturales, pero como os comentaba antes es necesario valorar la zona del planeta en la que vamos a estar y la posible repercusión de una picadura.
Hemos intentado hacer un artículo aportando la mayor información que hemos encontrado, pero ya sabéis que la última palabra siempre la tiene los centros especializados, es por lo que os volvemos a recomendar que visitéis un centro de Sanidad Exterior o Preventiva, donde os indicaran las pautas a seguir para vuestro próximo viaje.
Así que no nos queda ya nada más que desearos un buen viaje, y deciros que si queréis seguir compartiendo con nosotros vuestro tiempo podéis suscribiros al blog y seguir cada uno de nuestros nuevos artículos.

Actualización de la información después de nuestro viaje a Indonesia 

Una vez que hemos vuelto de nuestro viaje a Indonesia os podemos indicar que las medidas que adoptamos para la prevención de las picaduras han sido totalmente efectivas.

Durante las 3 semanas que hemos pasado en el país, no hemos recibido ninguna picadura en las zonas cubiertas por la ropa a la que habíamos aplicado el tratamiento con permetrina. Además hemos recibido muy pocas picaduras, de hecho solo una de las niñas sufrió una picadura en la cara, lugar en el que no le habíamos aplicado el repelente.

Recordar que hemos visitado zonas con gran concentración de insectos como son el Parque Nacional de Tanjung Puting, en Borneo, y la isla de Bali, en la cual nos dijeron que llevan unos años con serios problemas de Dengue.

No queremos decir que este combinación de productos sea totalmente infalible para evitar las picaduras, pero sí, que se trata de un gran medio preventivo.

Si os ha gustado este artículo, y no queréis perderos ninguno podéis….

5 comentarios en “Cómo evitar las picaduras de mosquitos, en Zonas Tropicales”

  1. Impoluto y detalladisimo artículo. Me habeis descubierto la Permetrina y me parece genial para combinarla con los repelentes Extrem. Gracias por la mencion, Paco esta trabajando en ello 😉

    Un abrazo y buen viaje!

  2. Un consejo que nunca está de más es el de dejar al descubierto la menor cantidad posible de piel. Pantalón largo y suelto y evitar camisetas de tirantes :).

    Y en mi caso, no olvidar darme el repelente en el codo, porque aunque hay hueso, siempre es donde me pican.

    Disfrutad mucho!

  3. Si la verdad es que sobretodo en las horas más problemáticas es cuando más habría que protegerse, y utilizar "mangas largas", pero claro cuando estas a 35 grados y con un 80 de humedad…. ufff no lo quiero ni pensar.

    En cuanto a lo del repelente, yo creo que nos pasa a todos, hay zonas que no nos solemos poner.

    Saludos y disfruta de tú gran viaje, !Te seguiremos¡ 😉

  4. Detalladísimo! Seguro que será de muchísima utilidad a todos los lectores! Me ha parecido muy interesante. Cuando viajamos con niños toda precaución es lo mejor. Que tengáis muy buen viaje. Un abrazo!

Deja un comentario