Día 21 – Bruselas – Fin de Viaje

En nuestro último día de viaje nos hemos levantado bastante tarde y después de desayunar y recoger, hemos ido a ver el Atomium, monumento que reproduce una molécula de hierro no sé cuantos millones de veces más. Se construyó para la Expo de 1958 y está formado por nueve esferas.

 

Para llegar hemos cogido la linea 6 del metro hasta la parada de Heysel. No hemos subido porque no nos interesaba mucho la exposición interior.

En lugar de ello hemos ido a conocer el parque Mini-Europe que está en el parque Bruparck, en el que hay un centro de ocio con cafeterías, cines, un parque acuático, etc.

En el parque Mini-Europe hay 350 maquetas que reproducen los monumentos más representativos de los países europeos.

Para España han puesto El Escorial, la Catedral de Santiago y la Maestranza. Se pueden ir escuchando los himnos de los países e incluso algunas maquetas tienen algo de movimiento pulsando botones. Como os podéis imaginar Gala fue tocando todos y cada uno de los botones de los himnos de los diferentes países.

 

Supongo que es el único sitio donde de una tacada te puedes recorrer los monumentos más importantes de Europa, en maqueta eso sí.

No es que sea una maravilla pero los niños se entretienen.

De aquí volvimos al centro a comer, dar una última vuelta por la Grand Place, ver a la niña meona, Jeanneke Pis, la cual mucha gente no sabe ni que existe, además de ser difícil de encontrar.

Por último al hotel a por las maletas y al aeropuerto, perdimos casi dos horas por retrasos y vuelta a la “Millor terra del Mon”, Alicante.

Podéis seguir nuestro Blog y no perderos ninguno de nuestros artículos: ¡¡Suscribirse!!

Deja un comentario