Primer día en Oporto

El día lo comenzamos temprano, ya que hasta Oporto nos quedaban 270 km. Así que una vez que desayunamos emprendimos el camino hacia el país luso, no sin antes llenar el depósito, ya que la gasolina en Portugal está bastante más cara que en España.
El camino hasta Oporto se hace todo por autopista. Conviene recordar que las autopistas de peaje de Portugal tiene sus particularidades, ya que las hay de peaje convencional, y de peaje electrónico. Para que os quede claro como funcionan, podéis echar un vistazo a nuestro guía: Peajes en la autopistas de Portugal.
Como os decía, salimos sobre las nueve de la mañana de Ciudad Rodrigo, y llegábamos a Oporto sobre las doce de la mañana. Dejamos el coche en el parking de nuestro hotel, y como no podíamos hacer aún el “check in”, comenzamos a visitar la ciudad.
Nuestro hotel estaba en una zona bastante céntrica, la Plaza de la Batalla (Praça da Batalha), con lo que teníamos varios puntos turísticos muy cerca. El primero de ellos, la Iglesia de San Ildefonso (Igreja de Santo Ildefonso) se encuentra en la misma plaza, y justo delante del hotel. Así que fue lo primero que visitamos.
Iglesia San Ildefonso, Oporto

Como podéis comprobar para ser 23 de agosto, el tiempo no era veraniego, de hecho más tarde nos llovería.

Desde la Plaza de la Batalla (Praça da Batalha), nos dirigimos por la empinada calle Rua 31 de Janeiro hacía la Estación de Sao Bento (San Benito).
Rua 31 de Janeiro, Oporto

La Estación de Sao Bento (San Benito) se caracteriza porque las paredes de su vestíbulo están recubiertas de azulejos.

La estación se construyó sobre el lugar donde se encontraba el Convento de Sao Bento de Ave María. Comenzó a construirse en el año 1900, y alberga en el atrio interior, veinte mil azulejos pictóricos obra Jorge Colaço, autor también de la fachada de la Iglesia de San Ildefonso (Igreja de Santo Ildefonso) que os hemos puesto más arriba.

Los azulejos cuentan la historia de los medios de transporte, desde su inicio hasta la aparición del tren. Además también encontramos escenas de la historia de Portugal.
Estación Sao Bento, Oporto
Desde la estación nos hemos dirigido hacia la Catedral de la Sé que se encuentra muy cerca, justo en el punto más alto de la ciudad.
Porque se le llama “la Sé de Oporto”, porque es la Sede Episcopal, así que su nombre en portugués es la “Sé do Porto“. Se trata de uno de los principales monumentos de la ciudad, está declarada Monumento Nacional Portugués.
Como muchos monumentos eclesiásticos su construcción se ha visto influenciada por varios estilos arquitectónicos. Su construcción se inició a mediados del Siglo XII y terminó a principios del XII, con un estilo románico, posteriormente se añadieron nuevas construcciones y se hicieron modificaciones durante las épocas gótica y barroca.
 
Sé de Oporto

Sé de Oporto

Nosotros llegamos cuando estaban cerrando, así que no pudimos entrar al interior, pero si pudimos ver las fabulosas vistas que tiene de los alrededores.

Vistas desde la Sé
Vistas desde la Sé

Sé de Oporto

Vistas desde la Sé

 

Como ya se nos había hecho la hora de comer, decidimos ir a uno de los restaurantes que teníamos recomendados. Se trata de la Churrasquería Icarai. Se encuentra en la Rua Sa Da Bandeira nº 121. Muy cerca de la estación de Sao Bento.

El lugar es peculiar, se trata de un bar-restaurante en dos alturas, en la parte de bajo nada más entrar al local tenemos las brasas donde se cocina a la vista, para que todo el mundo pueda ver como preparan la comida. En el primer piso tienen un pequeño comedor con mesas. Se trata de un sitio modesto, en el que se come bien y a buen precio. Churrasquería Icarai

Churrasquería Icarai

La verdad es que la carne a la brasa estaba buenísima en especial la Picanha, y las raciones eran abundantes y a muy buen precio.

Al salir el tiempo empeoró, y se puso a llover bastante, con lo que primero nos refugiamos un rato en una FNAC que hay en la famosa calle comercial Rua Santa Catarina, y después fuimos al hotel a para hacer el check-in y esperar que parará de llover.

Como os contaba antes, nuestro hotel estaba en una zona bastante céntrica, la Plaza de la Batalla (Praça da Batalha). Se trata del hotel Moov Porto Centro. Un hotel con un precio muy bueno, totalmente renovado, y con el personal muy amable. Tiene parking propio, con acceso “complicadillo”, pero si metí yo el coche, lo mete cualquiera. La habitación que cogimos era una cuádruple enorme, con dos camas de matrimonio king size. Lo único que no contratamos con ellos fue el desayuno, ya que con menos de la mitad desayunábamos los cuatro en cualquier cafetería de la Rua Santa Catarina. Este hotel entra dentro de nuestro recomendados.

Hotel Moov Porto Centro

 

Hotel Moov Porto Centro

Pero el día no había terminado para nosotros, a eso de media tarde, el agua nos dio una tregua, con lo que salimos a seguir disfrutando de la ciudad.

Recorrimos de nuevo la Rua 31 de Janeiro pasando junto a la estación, pasando por la Plaza de la Libertad, para llegar hasta la Plaza de Lisboa, desde la que hay una vista fantástica de la Torre de los Clérigos.

Plaza de Lisboa, Oporto

Desde aquí, y justo al volver, encontramos la Iglesia Do Carmo (Igreja do Carmo). Se trata de una de las iglesias más bonitas de la ciudad, se encuentra adosada a la Iglesia de los Carmelitas.
Iglesia do Carmo
La Iglesia Do Carmo (Igreja do Carmo) se construyó en la segunda mitad del Siglo XVIII, y en 1912 se cubrió su fachada con un panel de azulejos sobre el culto a la Virgen, diseñado por Silvestre Silvestri.

Iglesia do Carmo

Desde aquí volvimos hacia la Torre de los Clérigos, pero antes nos hicimos una foto los cuatro….ya que nunca salimos juntos.

Jumping Torre de los Clérigos

No subimos a la Torre, ya que la tarde se había quedado un poco nublada y no sabíamos que tal iban a estar las vistas, así que decidimos irnos a callejear hasta la hora de cenar.

Rua do Ferraz

Descubrimos por la calle varias obras de un artista callejero local que llamaban bastante la atención. El artista se llama Hazul, y os hablaré de él en otro artículo.

Hazul

Bajamos hasta la calle Rua das Flores, que al ser domingo estaba bastante triste porque los comercios estaban cerrados.

Como el sol comenzaba a ponerse, decidimos ir a uno de los miradores que nos habían recomendado, el Mirador Da Victoria, se encuentra junto a la iglesia del mismo nombre y tiene unas vistas fantásticas.

Mirador da Victoria

Mirador da Victoria

Mirador da Victoria

Ya era hora de buscar un sitio para cenar, así que decidimos volvernos dirección al hotel, pero en Oporto, el principal inconveniente, como en otras ciudades portuguesas es que está lleno de cuestas, con lo que hay que ir preparado para andar arriba y abajo.

Oporto

Nosotros no cogimos ningún transporte, ya que la zona de monumentos no es excesivamente grande, y consideramos que se podía hacer perfectamente a pie, pero en caso de que alguien lo necesite, siempre puede hacer uso del transporte público, sobretodo del tranvía que es el medio más útil para la visitar los monumentos.

Para cenar, nos dirigimos al famoso Cafe Majestic, pero al ser domingo estaba cerrado, de hecho, casi todos los comercios de la famosa calle comercial Rua Santa Catarina estaban cerrados, y también encontramos muchos restaurantes cerrados.

Cafe Majestic, Oporto

Nos costó encontrar algo abierto y que hubiera sitio, recordar que aquí se cena en torno a las 8 de la tarde, y los sitios que están bien se suelen llenar pronto. Al final cenamos junto al hotel en la Plaza de la Batalla (Praça da Batalha). Un lugar muy normalito, así que no lo recomendaremos.

De vuelta al hotel pudimos disfrutar de la iluminación de la Iglesia de San Ildefonso (Igreja de Santo Ildefonso).

Iglesia de San Ildefonso

A pesar de la lluvia habíamos aprovechado bastante el día. Este fue  el recorrido aproximado que hicimos, la primera parte por la mañana, y la segunda parte al parar la lluvia por la tarde. Y recordar, todo el camino andando, y con las dos peques:

 

 

Si os ha gustado lo que os hemos contado de Oporto, podéis ver lo que hicimos nuestro segundo día en Oporto y si queréis seguir conociendo algo más de Portugal, podéis echar un vistazo a nuestro Viaje en coche por Portugal.

También podéis seguir nuestro Blog y no perderos nuestros nuevos artículos :

4 comentarios en “Oporto: La Catedral de la Sé, Estación de Sao Bento, Iglesia Do Carmo, Mirador de la Víctoria”

  1. M. Carmen siempre viene bien dejarse algo por ver, así ya tenemos una excusa.

    En cuanto a las peques, la verdad es que no tenemos queja, tienen sus momentos, pero son bastante batalladoras.

    Gracias por pasarte por el blog

Deja un comentario